All for Joomla All for Webmasters

Noticias

Son tres los disidentes en huelga de hambre

 

Dos disidentes están en huelga de hambre, uno de ellos en prisión, además de Guillermo Fariñas, informó este martes el portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, según EFE. Sánchez divulgó un comunicado en La Habana en el que afirma que el opositor Franklin Pelegrino cumple hoy 30 días de ayuno en su casa en la provincia de Holguín, en el oriente. Foto del disidente preso Dr. Darsi Ferrer en huelga de hambre desde hace 10 días.
Con Pelegrino y Ferrer son tres los disidentes que en estos momentos se encuentran en huelga de hambre en Cuba, pues el psicólogo y periodista independiente Fariñas lleva más de un mes de ayuno para pedir al gobierno del general Raúl Castro la excarcelación de 26 opositores enfermos.

Fariñas comenzó su ayuno tras el fallecimiento en La Habana el pasado 23 de febrero del albañil preso Orlando Zapata al cabo de una huelga de hambre de 86 días.

La muerte de Zapata hizo que al menos una docena de presos políticos y opositores iniciaran protesta similares, aunque todas concluyeron al cabo de varios días.

De acuerdo con la CCDHRN, Pelegrino es "un defensor de derechos humanos" que "cumple este martes 30 días en huelga de hambre, en su domicilio, para apoyar la demanda de Fariñas".

En el caso del médico Ferrer, la comisión señala que fue "recientemente adoptado como prisionero de conciencia por Amnistía Internacional" y se declaró en huelga de hambre el 20 de marzo en la prisión de alta seguridad de Valle Grande, en La Habana.

Añade que la protesta de Ferrer tiene lugar por la "mala atención estomatológica que recibe y la violación de su derecho al debido proceso, pues permanece encarcelado, sin juicio ni cargos formales, desde el 21 de julio de 2009".

La CCDHRN resalta que "no apoya en ningún contexto" la realización de huelgas de hambre y apunta que el régimen "está en plena capacidad para propiciar un desenlace humano, que evite nuevas muertes de huelguistas o prisioneros muy enfermos".

El gobierno "debiera escuchar, aunque sea por una vez en más de 50 años, los múltiples pedidos que le han formulado diversos gobiernos, parlamentos, altos dignatarios y ONGs para que ponga en libertad a los prisioneros de conciencia más enfermos y, en general, a todos los presos por motivos políticos", agrega.