All for Joomla All for Webmasters

Noticias

La vuelta al colegio

Por la salud  física y mental en las aulas.
No más adoctrinamiento
Ni pioneros, ni comunistas, ni como el Che.


Se anuncia el comienzo del curso escolar para el primero de septiembre sin la seguridad para los alumnos por el riesgo de contagio ya que el gobierno es incapaz de garantizar el necesario distanciamiento social y condiciones de salubridad e higiene imprescindibles, así como de ofrecer un  servicio  de las aulas virtuales de formación a distancia.
Hemos tenido conocimiento de la campaña “Aulas Vacías”, la cual suscribimos, promovida por Yorsikelin Sánchez, presidenta nacional del Frente Feminista Mujeres por la Libertad.  Para la Red Femenina de Cuba a este problema, se une el mal endémico del monopolio de la escuela en Cuba.  Que la escuela es un pilar del adoctrinamiento  en Cuba es una realidad. Las aulas están llenas de ideología y resulta evidente que si no hay libertad de elegir el tipo de  escuela, el riesgo de adoctrinamiento es inevitable y total.
Lo que resulta desolador, ya no es que se adoctrine, como en realidad todo el mundo sabe, sino que ya, por la fuerza de la costumbre, no nos escandalicemos por ello. La escuela se ha convertido en un peligrosísimo mecanismo de control.  De este modo la población ha quedado reducida  casi a una masa maleable y totalmente adoctrinada: una masa que no tiene capacidad de hacer preguntas y que  ni tan solo se las hace para sí misma, una masa superficial sin asomo de espíritu crítico y perfectamente controlable.

El fin de la educación es el pleno desarrollo de la personalidad, y éste solo se consigue gracias a la libertad académica, es decir al derecho a la libertad que les corresponde a estudiantes y profesores, que les permite aprender, enseñar, investigar y divulgar el pensamiento, el arte y el conocimiento sin sufrir presiones de ningún tipo. Urge pues  implantar en Cuba la libertad  de cátedra.

Nosotras, las madres cubanas, no queremos que nuestros hijos tengan obligatoriamente y  como únicos  referentes, todas las mañanas a los pioneros, los comunistas o al Che. Queremos que decidan por ellos mismos y que la escuela, que está para instruir, para  formar, y no para dirigir, los dote de los recursos intelectuales necesarios para poder discernir correctamente y tomar las decisiones adecuadas.
Es nuestra obligación y nuestra responsabilidad participar del ámbito educativo para conformar la sociedad del mañana, y para ello es necesario reconocer el conocimiento mismo, no como una materia de existencia a priori, sino como un proceso en constante dialéctica.

La libertad de cátedra no es, por tanto la   “libertad de enseñar, sino libertad de expresión en el ejercicio de la enseñanza”



Red Femenina de Cuba
www.redfemeninadecuba.com
@FeminaRed
#UnidasPorNuestrosDerechos
#PorUnaEnseñanzaLibre