All for Joomla All for Webmasters

Noticias

Vida libre de violencia

Sin refugios ni ley que proteja a víctimas, mujeres siguen luchando contra la violencia de género en Cuba
El caso de una niña de siete años de edad, quien fue víctima de abuso lascivo en La Habana, en febrero de 2020, forma parte de una larga lista de violaciones y agresiones de diversas índole que la mujeres cubanas continúan padeciendo bajo la sombra de la impunidad.



En testimonio al medio Cubanet la abuela de la pequeña, Luz Divina Wilson, contó que su nieta fue víctima de abuso lascivo por parte de un vecino cuando jugaba contra otra niña, de 4 años.

Wilson dijo que aunque fue detenido en su momento, el hombre fue liberado, posteriormente, el 21 de mayo. Aunque ella se ha comunicado con diversos cuerpos policiales del Estado, incluso con el presidente de la isla, Miguel Díaz Canel, a través de cartas para pedir que lo mantengan arrestado por lo ocurrido con su nieta, el hombre vive en la actualidad, muy cerca de la víctima.

Diversas organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres en la isla, como la Red Femenina de Cuba y Alianza por la Inclusión (ACI), entre otras, quienes trabajan para dar visibilidad al problema de la violencia de género, reclaman la falta de atención en los delitos de género. En especial, para atender las denuncias y brindar apoyo a las víctimas.

    “Una de las reclamaciones recurrentes fue la formación de los funcionarios, ha sido admitida ahora por las autoridades cubanas como uno de los medios de mejorar esta situación. Por su parte, la revista femenina Alas Tensas incidió en la necesidad de refugios para las afectadas; la plataforma YoSiTeCreoEnCuba insistió también sobre una Ley Integral contra la Violencia de Género en Cuba, para que quede tipificada como delito”, indicó en nota de prensa la Red Femenina de Cuba en el marco del día internacionaal de las Mujeres Rurales.

Sin ley que las proteja

Cuba carece de una ley que reconozca los delitos contra las mujeres, en particular el feminicidio, pero también de cifras que muestren el problema. El Estado cubano ha determinado, además, que la evenntual discusión de esta ley entraría en el nuevo cronograma legislativo, previsto más allá de 2028.

Esto, sin embargo, no amilana los pedimentos de  activistas y organizaciones, quienes mantienen vigente su reclamo a una . 

El Listado de feminicidios y agresiones solo en 2020 que contabiliza la red, ante la ausencia de cifras y que actualiza de manera constante, aviva los llamados de las cubanas, quienes exigen no solo sistemas de protección mediante la creación de refugios, sino la reparación y acceso a la justicia de las víctimas que quedan por fuera del sistema judicial, entre otros.

Desde el mes de enero y hasta el 11 de octubre, al menos 21 mujeres han sido asesinadas por sus parejas, exparejas e incluso desconocidos, entre las que se incluyen menores de edad, tal como ocurrió con una joven de 15 años.

La adolescente fue víctima de abuso sexual y agredida con navaja, a plena luz del día por vendedor ambulante conocido en la zona de Camujiro y Paso Piedra, en Camagüey. Pero estas, apenas, son algunas de las cifras que se conocen ante el temor de un subregistro, mas cuando el Estado desconoce el problema, tal como lo ha venido denunciando.
Muertes que duelen

La voz de las activistas sobre el número de mujeres asesinadas en la isla, y en impunidad, está replicando de tal manera que ha provocado incluso que el periódico Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, anuncie la convocatoria de un encuentro multidisciplinario para abordar este asunto, “que procese con mayor rapidez y oportunidad las denuncias por violencia de género” .

“No se puede tratar este tipo de violencia como una indisciplina social más, porque sería restarle importancia”, agregó la secretaría general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), citada por la red.

“Uniendo fuerzas y compartiendo un objetivo somos capaces de mover la agenda de un gobierno encorsetado y negacionista”, dijo la Red en la nota firmada por la investigadora Ailynn Torres Santana, miembro del comité de redacción de Sin Permiso.