All for Joomla All for Webmasters

Noticias

Ciudadanía: derechos y obligaciones ciudadanas La mujer en Cuba.

La ciudadanía por definición es una condición de una persona por la que ésta es validada como miembro de un territorio, nación y país.

La ciudadanía implica una serie de derechos y de deberes.   La Constitución de la República de Cuba de 2019, hoy vigente, dedica varios artículos sobre el tema de la ciudadanía, entre ellos vamos a destacar tres:

Artículo. 33. La ciudadanía cubana se adquiere por nacimiento o por naturalización.
Artículo 36. La adquisición de otra ciudadanía no implica la pérdida de la ciudadanía cubana.
Artículo 38. Los cubanos no pueden ser privados de su ciudadanía, salvo por causas legalmente establecidas.

De estos preceptos constitucionales podemos concluir  que todos somos por tanto,
Cubanos, tenemos derechos y deberes y tienen que ser respetados.

Los derechos son las libertades o beneficios de los ciudadanos y generalmente deben ser provistos por el Estado.  

Las obligaciones son los compromisos o responsabilidades que adquieren los ciudadanos en el ejercicio de sus derechos. Esto quiere decir que no existen derechos sin responsabilidades, y viceversa. Los derechos y obligaciones son un conjunto de normas creadas para fomentar la convivencia social y las relaciones entre los ciudadanos y las instituciones.

¿Qué ocurre en un país como Cuba, que nos respeta los derechos ciudadanos?
¿Cuál debe de ser entonces la respuesta de la sociedad?  ¿Sin derechos  hay obligaciones?  
El pacto social no existe, está roto.   Lo único que queda es la resistencia pacífica o desobediencia civil, que propugna un cambio social sin la necesidad del empleo de la violencia
como arma política, ya que nuestro objetivo es derrotar la injusticia, no derrotar a las personas, esta es la marca registrada del régimen:  la deslegitimación personal.

La diferencia entre derechos y obligaciones es que los derechos procuran beneficios del Estado hacia los ciudadanos, mientras las que las obligaciones imponen responsabilidades de los ciudadanos hacia el Estado y las leyes.  

Sin Constitución, sin leyes, y sin respetarla, un país es conducido al caos, y la convivencia pacífica se hace casi inviable.  Que en Cuba se violen sistemáticamente los derechos,  o que se interpreten, según la voluntad de los que tienen el deber de respetarlas, no significa que esos derechos y deberes no sean válidos, necesarios y convenientes.    Debemos de denunciar a ciertos organismos, que no son de carácter jurídico, que se toman ciertas atribuciones que no les competen y que violan nuestros derechos.

Por ejemplo, uno de los preceptos constitucionales vigentes que nada ni nadie debería violar porque además es de sentido común, de ética incontestable y de jurisprudencia en cualquier nación, es que todo ciudadano tiene el derecho inviolable de entrar y salir de su propio país, tal y como se contempla en el artículo 52 de la constitución.

Es de dominio público que un precepto constitucional no puede ser negado por una normativa inferior,  sin embargo, en Cuba, por ejemplo,  se ha hecho casi común y corriente un estatus eufemísticamente llamado “regulados”, que deja a la decisión de personas o instituciones no jurídicas la decisión de “regular” las salidas del país a personas que no tienen ninguna causa pendiente, ni penal, ni civil.

En definitiva, todos los ciudadanos somos víctimas de un sistema maltratador, de un gran agresor, pero aquí quisiera hacer una llamada de atención sobre la situación de la mujer.

Nosotras entendemos  la violencia como toda aquella acción que intencionadamente se realiza para evitar el desarrollo pleno de los ciudadanos en la sociedad.  Las mujeres tenemos un agravante añadido más, ya que aparte de la violencia institucional, sufrimos la violencia de género, es decir la padecemos, no sólo  desde el ámbito público y sino también en el privado.
La violencia que se sufre no es puntual, es estructural, ya que forma parte de los cimientos de esta sociedad.  Es una realidad que está acomodada en la sociedad.

La violencia y la discriminación de las mujeres, en muchos casos sutil,  casi inapreciable, parte de la violencia verbal, la psicológica, la deslegitimación,  micro discriminaciones (miradas o comentarios.

Sin extenderme más quiero darles unos datos:   2020 se saldó con 24 feminicidios que pudimos visibilizar.  Es decir dos mujeres fallecidas al mes.  En este 2021 la tasa ha subido en un 100%.
Todavía no hemos terminado el cuarto mes del años y llevamos ya 16 muertes contabilizadas, es decir el doble, cuatro mujeres por mes.   Hemos contabilizado también las agresiones institucionales  a  las mujeres y sus familias, por acción u omisión y suman más de 150 en este 2021.

La conclusión es que  el gobierno, como ejemplo de maltratador de una sociedad, evita el  reconocimiento oficial de lo que realmente ocurre con las mujeres en Cuba ya que  contradice su retórica revolucionaria de la igualdad.  Es por ello que les pedimos, a quienes nos escuchan que estén atentos al clamor de las mujeres, que no sólo mueren sino que son víctimas de abusos, en el silencio y la soledad de sus vidas.  Cuba forma parte del 25% de los países que no tiene tipificada como delito la Violencia de Género;   2028 es la fecha que tiene planteada el Cronograma Legislativo para su discusión. Si esperamos hasta entonces, al ritmo actual, habrán fallecido 400 mujeres en Cuba.

Muchas gracias.

Elena Larrinaga de Luis
Red Femenina de Cuba  @FeminaRed
Partido Demócrata Cristiano de Cuba (PDC) @Cuba_PCD

 


18 de abril 2021