All for Joomla All for Webmasters

Noticias

Humberto López: Discípulo aventajado de la violencia contra la mujer

La novela 1984 de George Orwell se inspiró en líderes totalitarios, caracterizados por infundir una política de miedo y de extremada reverencia hacia sus personas,

educando  a la población a través de una propaganda gubernamental intensiva en valores colectivistas, donde pensar fuera  visto como una traición a la sociedad,  que a través del Ministerio de la Verdad,  cambia la historia  e incluso el presente según como vayan variando la circunstancias.  
 
Muchos analistas detectan paralelismos entre esta ficción y algunos sistemas actuales. Cuba es un ejemplo claro de esta sociedad distópica, donde se manipula la información, se practica la vigilancia masiva y la represión política y social.

Al igual que en la novela, los miembros de la burocracia estatal viven sometidos a un control asfixiante que no  les permite pensar críticamente.  Es requerida  la participación activa de los miembros gritando  consignas favorables al partido.  En ella,  sólo con fervor fanático se puede escapar a la omnipresente vigilancia de la policía del pensamiento.  El comportamiento de Humberto López de ayer es la máxima representación de este modelo.

A una pregunta ciertamente incómoda, su respuesta ha sido absolutamente extralimitada.
Qué duda cabe que este periodista oficialista y miembro de la Asamblea Nacional del Poder Popular es un alumno aventajado.   Ha asumido como propio, por ciertas prebendas que no son pocas, el comportamiento del gobierno cubano,  este “Gran maltratador” que no consiente cuestionamiento alguno,  que  responde con violencia, ya sea verbal, psicológica y física ante cualquier actitud que cuestione la legitimidad de sus acciones.

Humberto se ha ganado con creces sus cargos oficiales.  Responde como nadie a la mentira,  la maledicencia, la tergiversación de la verdad, la deslegitimación del contrario, la tergiversación de los hechos la doble de la moral y el abuso de la violencia como última respuesta a la falta de argumentación.

Yelis Torres Cruz, la ex fiscal e integrante de la Unión Patriótica de Cuba y activista de derechos humanos, fue agredida brutalmente por Humberto López.  Por supuesto ha sido detenida por la policía  acusada de desacato.  La víctima se convierte en victimaria.

Humberto López es sin duda no sólo un aventajado discípulo del gobierno al que  representa, sino un colaborador necesario.   “Que buen vasallo si tuviera buen señor”

Red Femenina de Cuba
www.redfemeninadecuba.com
@FeminaRed