All for Joomla All for Webmasters

Noticias

Violencia de Género Institucional


Dedicado a
Yanubis, Yenia, Nuriam, Ana Ibis, Maritza, Ketty, María Victoria, Raquel, Mary Karla, Yelada, Yaimera, Yusmi, Martha, Kirenia, Yeena, Haydee, Lizandra, Nelva, Fátima, Alisanne, Meydela, Diamne, Liarner, AFrikaReina, Leiyan, Martha, List, Thais, Liste

, Lalert, Ana, Anana, Rosi, Milagros, Carmen, Marisol Litsay, Yunit, Ana Belén, Yenislais, Maribel, Yeilis, Edit, Ivonne, Julia, Mónica, Milaydi, Claudia, Airobis, Zelandia de la Caridad, MarthaAdela, Lásara,  María Elena, Damas de Blanco, Merlia,Yadiany, Caridad, Surviria, Leodan, Ysabel, Diane, María, Granada, Dayami, Amanda, Ania, Clara, Leydi Laura, Alana, Mia Beatriz, Berta,Yuleidy, Tataina, Daris, Zuleyids, Yadira, Yaneysi, Ulaisy, Merlyn, Tatiana, Sandra Danirska, Familia Hernández, Virginia, Evely, Arelis, Leticia, María Cristina,  Annia, Sissi, Tania, Lázara, Rosaida, Adisnay Ariadna, Asunción, Diana Rosa, Jessica, Lazara Eumilia, María Isabel,  Mimi, Niurka, Roxilane, Sara Cuba,Teresa, Yamilka, Yanela, Yorsikelin, Udaxis, Aimara, Anabel, Sissi, Zuleydis y a todas las mujeres que en Cuba son víctimas de la violencia indiscriminada.


Violencia de Género Institucional

En Cuba, cada vez es más frecuente, que se visibilice al Estado, como un a un agente  que acomete formas de violencia, no solo porque sus cuadros realicen actos de violencia física, psíquica, sexual, contras  activistas de derechos humanos, sino también por la responsabilidad que el Estado tiene en la prevención, sanción y erradicación de las violencias contra las mujeres.   ¿Quién protege y defiende de los abusos y la violencia a la mujer en Cuba? ¿Quién le garantiza no sólo su derecho a la vida, sino a una vida digna?

La idea generalizada supone que la protección de los derechos de las mujeres, en el código penal, está garantizada por la igualdad formal, reconocida constitucionalmente, pero se olvida que dicho código, en Cuba,  se configuró de espaldas y olvidando las violencias más frecuentes: las violencias machistas, que a su vez, se nutren también de las acciones u omisiones realizadas por el Estado y sus instituciones.  A dichas instituciones no sólo se les puede sino que se les debe de pedir responsabilidades.

Si a este gravísimo olvido, se une que, quien aplica las leyes, a través de todos los operadores jurídicos (jueces, psicólogos, fiscales, trabajadores sociales, abogados/as, etc.), también desconocen o no tienen en consideración esta gravísima lacra, nos encontramos ante situaciones y sentencias injustas que, en la mayoría de los casos, son incomprensibles para la ciudadanía.

Tanto la Declaración sobre Eliminación de la Violencia contra la Mujer de la Asamblea General de Naciones Unidas (1993)  como la Declaración de la Convención Interamericana (1996) declararon que una de las formas de violencia física, sexual o psicológica era aquella perpetrada por el Estado,  a cuyos deberes como tal, dedica un capítulo:  “Los estados partes deberán de abstenerse en cualquier acción o práctica de violencia contra la mujer y velarán porque las autoridades, sus funcionarios, personal  agentes, e instituciones deberán comportarse de conformidad con esta obligación.

La Alianza Cubana por la Inclusión y la Red Femenina de Cuba,  a través de la campaña
#UnidasPorNuestrosDerechos  hemos reclamado al gobierno cubano la imprescindible Ley Integral contra la Violencia de Género, que parece quedar postergada en el Cronograma Legislativo, hasta el 2028.  Esta tendrá una grave repercusión en la sociedad. Implica para las mujeres y su entorno,  un riesgo evidente y constatado por la realidad.  Para entonces habrán perdido la vida alrededor de 400 mujeres, siempre  que no se incremente la tasa de feminicidios.

La Ley Integral Contra la Violencia de género,   a nuestro entender, debería de ser Orgánica, en tanto en cuanto su mandato tendría rango constitucional.   Debe de contemplar y tipificar la violencia institucional, como un tipo  violencia más, por lo que implica de asunción de responsabilidad del Estado, por acción o por omisión, de un fenómeno que afecta a una de cada 10 mujeres y que se ha cobrado la vida de muchas de nosotras.


Para una mayor claridad de lo que se denomina Violencia Institucional, pasamos a enunciar ejemplos de este tipo de violencia:

1.    Cuando el Estado, a través de sus instituciones, ejerce directa o indirectamente la violencia verbal, física y psicológica contra las mujeres y las discrimina por razones de género, raza, credo, orientación sexual y/o ideológica.
2.    Cuando las instituciones revictimizan a una mujer maltratada, el Estado está ejerciendo violencia institucional.
3.    Cuando el Estado hace recortes en recursos específicos contra la violencia de género está incumpliendo su mandato y limitando la salida e integración de la mujer en todos los campos.
4.    Cuando los agentes del Estado, en cualquiera de sus instancias, actúan con falta de diligencia o con criterios discriminatorios, o con criterios estereotipados sobre la violencia de género.
5.    Cuando las violencias habituales y reiteradas se califican de violencias puntuales y de conflicto de pareja.
6.    Cuando la credibilidad de la víctima está cuestionada, aplicando imágenes estereotipadas de las víctimas.
7.    Cuando se refieren a las víctimas como víctimas reales o falsas víctimas.
8.    Cuando hay obstáculos para que las víctimas consigan una sentencia condenatoria y que su camino sea largo e incluso se le exija una heroicidad para conseguirlo.
9.    Cuando haya una información inadecuada a la víctima por parte de su abogada de oficio o bien por el propio juez que la cuestiona la versión de los hechos.
10.    Cuando los operadores jurídicos y las instituciones carecen de formación en género y en consecuencia dictan sentencias injustas.
11.    Cuando son las víctimas las que deben adaptar su relato a las categorías jurídicas, cuando es el espacio jurídico el que debe facilitar los medios para averiguar la verdad.

Escalada de violencia contra la mujer en Cuba se está convirtiendo, tanto en el ámbito público como en el privado  en un proceso continuo y ascendente de etapas en las que la intensidad y frecuencia de las agresiones se va incrementando. La tasa de feminicidios ha ascendido un 100% respecto al año pasado y en estos  primeros meses del año, las agresiones contra ellas ascienden a más de 200.

Tenemos un grave problema en Cuba.  La realidad se impone y negarla o acallarla solo la agrava..  La solución al problema es integral y colegiada-  Nuestra mano sigue tendida para colaborar en ello.


Alianza Cuba por la Inclusión             

@ACI_Cuba   

Red Femenina de Cuba

@FeminaRed



Mayo 2021