All for Joomla All for Webmasters

Mujeres y sus Derechos

Clara Campoamor y otras tres mujeres que lucharon por la igualdad en España.

Con motivo de la celebración del primer sufragio femenino en España hace 88 años, se quiere hacer una especial mención A Clara Campoamor

la precursora del derecho al voto del que gozan hoy las mujeres en nuestro país, y a otras feministas que protagonizaron una actividad reivindicativa que igualmente ha de mencionarse. Sin ellas, la mujer en España no sería lo que es hoy.

Clara Campoamor


Es una de las grandes figuras de la lucha por la igualdad de derechos de la mujer. Nació en Madrid en 1888, creó la Unión Republicana Femenina y fue una de las más importantes impulsoras del sufragio femenino, conseguido en 1931.

Durante su vida ejerció varios trabajos, como el de telefonista, funcionaria de correos o secretaria del director del periódico La Tribuna. Además, logró licenciarse en Derecho en tan solo dos años. Fue la segunda mujer en la historia de España en ser miembro del Colegio de Abogados, tras Victoria Kent. Clara Campoamor empezó a ejercer como abogada y a defender los derechos de las mujeres.

En 1931 fue elegida diputada por el Partido Radical cuando se proclamó la Segunda República, y aprovechó la circunstancia para defender a ultranza el derecho al voto de la mujer, la no discriminación por cuestión de sexo y la igualdad jurídica entre hijos e hijas habidos dentro y fuera del matrimonio, entre otras cuestiones, enfrentándose, incluso a la propia izquierda.

Está considerada como la mujer que consiguió el voto femenino, que se pudo ejercer por primera vez en el año 1933, y una de las figuras fundamentales en la historia de la lucha por la igualdad de la mujer. Con el estallido de la Guerra Civil se exilió a Francia, pasó una década en Buenos Aires y finalmente, en 1955 llegó a Lausana, Suiza, donde residió hasta su muerte en 1972.

Emilia Pardo Bazán


Emilia Pardo Bazán fue una escritora gallega que nació el 16 de septiembre de 1851 en La Coruña. Era hija de los Conde de Pardo Bazán, título que heredó en 1890. Durante su juventud viajó por Europa, aprendiendo idiomas y leyendo a los autores de la época. Fue con 25 años cuando se dio a conocer como escritora con la publicación de Estudio Crítico de las obras del Padre Feijoo, aunquya había escrito artículos de sus viajes por Europa en el diario El Imparcial.

A lo largo de su prolífica carrera como escritora publicó obras de tal relevancia como “La Cuestión Palpitante” “Insolación”, sus artículos sobre “La mujer española” o “Los Pazos de Ulloa”. En toda su obra se desprende un feminismo en el que clama que para poder elevar la posición de la mujer en la sociedad hay que educarla.

Para ella, las naciones más progresistas son aquellas en las que la mujer tiene una mejor posición en la sociedad y que ha recibido mayor educación. Denuncia en su artículos la “doble moral” de la sociedad en la crítica a hechos de hombres y mujeres, en la que la mujer siempre sale mal parada.

Intentó dos veces su entrada en la Real Academia Española, pero ambas se le denegó porque “Ahí no había sitio para señoras”. La última vez que lo intentó fue en 1912, nueve años antes de su muerte, en 1921.

Carmen de Burgos Seguí


Nació en Almería en1860 y fue periodista, escritora y activista de los derechos de la mujer española. Se casó a la edad de 16 años, pero su matrimonio fue una experiencia terrible para ella. Decidió abandonarlo todo y hacerse con el título de maestra, donde lo ejercería en una escuela de Guadalajara. A la vez, consiguió colaborar como articulista en distintos periódicos, de tal modo que, con el paso del tiempo, dejara la escuela para dedicarse al periodismo.

Fue una prolífica escritora de ensayos, novela y novela corta y una defensora del papel social de la mujer. Aprovechó su faceta de escritora y periodista para dar voz al derecho de igualdad de la mujer, al derecho al trabajo, a la educación y al sufragio universal.

En 1931 se afilió al Partido Republicano Radical Socialista e intervino en actos y mítines defendiendo el derecho de igualdad de la mujer. Murió en 1932 de un ataque al corazón tras asistir a uno de estos actos públicos.

Concepción Arenal


Nació el 30 de enero de 1820 en Ferrol, La Coruña. A los 8 perdió a su padre, un militar liberal que se opuso a la monarquía de Fernando VII que sufrió represión por sus ideas. A causa de sus estancias en prisión, cae enfermo y muere, lo que provoca que, poco después, Concepción entre en una escuela para señoritas.

Sus inquietudes intelectuales le llevaron Derecho en la Universidad Central de Madrid. Tuvo que vestir con ropa de hombre, ya que el acceso a la Universidad estaba vedada a las mujeres. Pero su carrera profesional la desarrolló en el ámbito de la literatura. Escribió poesía, teatro, zarzuela y novela.

Además, comienza a escribir, junto a su marido, en el periódico La Iberia, pero cuando éste cayó enfermo será ella quien escribirá los artículos con la firma de su marido. Cuando muere, continuó escribiendo, aunque sin firma, reduciendo su salario a la mitad. Fue cesada al aparecer la ley de imprenta en 1857 que obligaba a la firma de los artículos de filosofía, política y religión.