All for Joomla All for Webmasters

Mujeres presas en Cuba: las grandes olvidadas del régimen

El Partido Demócrata Cristiano y la Red Femenina de Cuba llamaron al régimen de la Isla a implementar políticas en favor del bienestar y la inserción social de las féminas que cumplen condenas en prisión
MIAMI, Estados Unidos. ─ El Partido Demócrata Cristiano y la Red Femenina de Cuba, organizaciones de la sociedad civil independiente, llamaron al régimen de la Isla a implementar políticas en favor del bienestar y la inserción social de la población carcelaria femenina.



En un comunicado publicado el pasado lunes, ambos grupos alertaron sobre la situación de las mujeres que cumplen prisión, un tema invisibilizado por la propaganda oficial en la Isla.

El Partido Demócrata Cristiano y la Red Femenina de Cuba hicieron especial énfasis en la Prisión de Mujeres de Occidente ─la más grande del país─, también conocida como prisión de “El Guatao”.

De acuerdo con reportes citados por esas organizaciones, el centro penitenciario “está conformado por tres naves, con 88 mujeres en cada una, repartidas en cuatro galeras, cada una de las cuales alberga 22 reclusas”.

Dentro de la instalación ─señala la declaración─ hay dos celdas de castigo, “que sólo miden un metro de ancho por dos de largo”, condiciones de vida “inhumanas” para las reclusas.

“Los alimentos que brinda el penal a las reclusas son pésimos. En una prisión como esta existen rivalidades, odios y todo tipo de malos sentimientos y maldades. Allí están mezcladas presas de alta peligrosidad social con delitos degradantes, como asesinato, con presas políticas que han sido criminalizadas forzosamente, así como otro colectivo, cuya mayoría es afrodescendiente”, precisa el comunicado.

Otro de los colectivos que habita esa prisión está compuesto en su mayoría por féminas afrodescendientes que son “víctimas del sistema, mujeres que no merecen estar en un lugar como ese y que tienen que fortalecerse para poder sobrevivir en esos infiernos”.

“Queremos hacer un llamado a las vidas de estas mujeres, que carecen de recursos personales,  materiales, e intelectuales, para poder enderezar sus vidas y cuya inserción social será extremadamente complicada. Es obligación del gobierno cubano implementar políticas públicas para evitar la doble discriminación y los efectos que se sufren en Cuba por ser mujeres y afrodescendientes”, finaliza la declaración.

Tanto el Partido Demócrata Cristiano como la Red Femenina de Cuba sostienen que el Ministerio del Interior (MININT) nunca ha publicado estadísticas sobre la clasificación étnica de los presos comunes en la Isla.

Algunos investigadores sostienen que “el 80% de la población penal es negra”, una realidad diametralmente opuesta a la que se aprecia en universidades y otros centros educacionales.